,

Cosmética con arcilla

La arcilla o barro se ha usado desde tiempos muy lejanos con fines medicinales y embellecedores. Las arcillas estimulan la eliminación de agentes tóxicos. Una de las muchas aplicaciones de la arcilla es ayudarnos a tener una piel limpia y saludable.

La arcilla, aplicada como mascarilla facial, es un excelente exfoliante que elimina impurezas. Existen dos tipos de arcilla que nos aportan diferentes propiedades y que deben aplicarse según el tipo de piel:

 

Arcilla verde
La arcilla verde debe su color  a los óxidos de hierro ferroso y de magnesio. Es muy rica en oligoelementos.

Propiedades:  Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, absorventes, regeneradoras, refrescantes, descongestionantes, cicatrizantes y antisépticas.

La arcilla verde tiene una gran capacidad de absorción, regulando el exceso de grasa, y es altamente purificante, por lo que está particularmente indicada para pieles grasas y mixtas.
arcilla-verde
Aplicaciones: La arcilla puede ser empleada en cataplasmas corporales y mascarillas faciales. Tiene la extraordinaria propiedad de dirigirse siempre al punto infectado del cuerpo para limpiarlo y sanarlo.

Indicaciones: La arcilla verde  podemos utilizarla para tratar lesiones, dolencias e inflamaciones. Especialmente indicada para eliminar toxinas (detritos, líquido, aire…) de los tejidos musculares, articulares y ligamentosos,activando la reparación de los mismos. También se recomienda en casos de psoriasis persistente y virulenta y eccemas difíciles de tratar.

 

Arcilla blanca

Propiedades: Se le atribuyen propiedades calmantes, absorventes, regeneradoras, refrescantes, descongestionantes, cicatrizantes y antisépticas.

La arcilla blanca (conocida como caolín) es muy eficaz en la destrucción de bacterias y por vía interna ayuda a regular el PH intestinal.
arcilla-blanca
Aplicaciones: La arcilla puede ser empleada en cataplasmas corporales, mascarillas faciales y administrada por vía oral, anal o vaginal, consultando siempre a un especialista. Lo cierto es que la arcilla tiene la extraordinaria propiedad de dirigirse siempre al punto infectado del cuerpo para limpiarlo y sanarlo.

Indicaciones: La arcilla blanca es una aliada perfecta para eliminar impurezas de nuestra piel y ayudarla en su regeneración celular. Se recomienda para pieles secas, sensibles y atópicas con problemas de dermatitis, aporta luminosidad y deja nuestra piel lisa y suave, también nos ayuda a aclarar las manchas de la piel, en los casos de celulitis, estrías y cicatrices queloides.

 

img_20747_ins_3676510_600

 

¿Cómo hacer un cataplasma o mascarilla con arcilla?

Mezcla la arcilla en polvo con agua y formas una pasta. La aplicas sobre la zona a tratar y la tapas con una gasa (no es necesario en caso de tratamiento facial), quedando bien fijo en la zona y asegurando el contacto con la piel. Deja actuar hasta que se seque completamente. Eliminar el barro sobrante con abundante agua templada.