Entradas

Espejito, espejito…

Tu cutis dice mucho de ti, pero a veces te olvidas de cuidarlo como es debido. Factores como el sol, el frío, la polución o una alimentación desequilibrada pueden hacer verdaderos estragos en él. Por eso necesita cuidados extras para mantenerse brillante y luminoso.

 

Fresh woman cleaning her face with sponge1. LIMPIEZA

Mantener la piel limpia de suciedad e impurezas es el primer paso a tener en cuenta para conseguir un cutis sano y de aspecto envidiable. Para empezar, lo mejor es enjabonar la cara con un jabón natural como el jabón de Alepo, dejar actuar un par de minutos y a continuación enjuagar con agua tíbia, palmeando con una toallita. Finalmente, aplicar una loción tónica para limpiar en profundidad los poros. El tónico de rosas y el de manzanilla son los más neutros y recomendados para todo tipo de pieles, ya que son calmantes y seborreguladores. La aplicación debe hacerse mediante movimientos hacia fuera y hacia arriba, esto impide que la piel se estire en la dirección equivocada y estimula la circulación de la sangre que nutre la piel. Terminaremos con unos toquecitos alegres con las yemas de los dedos perfilando toda el rostro (taping). Si mantienes una limpieza apropiada del cutis, no solo eliminarás el polvo, el maquillaje acumulado y la suciedad, sino que también evitarás que se obturen las glándulas sebáceas que segregan las grasas, previniendo así la aparición de espinillas y puntos negros.

 

Tónico calmante (todo tipo de piel)

1 cucharada de manzanilla

1 taza de agua

Prepara una infusión con la manzanilla, déjala reposar unos 5 minutos. Cuela y enfría hasta que esté a temperatura ambiente. Para lograr un efecto calmante y descongestionante sobre la piel, date ligeros toques sobre el rostro con un algodón empapado en la infusión.

 

Portrait of young woman caring of her skin standing near mirror in the bathroom.

2. HIDRATACIÓN

Los productos hidratantes contienen gran cantidad de sustancias acuosas o húmedas que se distribuyen con facilidad por el rostro. Su principal misión es recuperar el agua que la piel pierde, a la vez que ayudan a reestructurarla gracias a los principios activos que contienen, como vitaminas, minerales y oligoelementos.

 

 

Loción hidratante de miel (todo tipo de pieles)

½ cucharada de miel de abejas

3 cucharadas de agua de hamamelis

3 cucharadas de agua de rosas

Disuelve la miel en el agua de roses, previamente calentada a fuego lento, sin que llegue a hervir.

Cuando se haya enfriado, añade el agua de hamamelis y mezcla todo de nuevo. Para envasar esta crema, lo más apropiado es utilitzar un frasquito de vidrio oscuro. Aplica esta loción empapando un algodón humedecido en agua.

 

 mujer-serum3. NUTRICIÓN 

Las cremas o aceites nutritivos también llamados “de noche”o sèrums regeneradores, se aplican por la noche ya que su mayor contenido en grasa los convierte en untuosas al tacto. Su misión es aportar grasa a la piel y estan indicadas principalmente para pieles secas.

 

 

Crema nutritiva de miel (todo tipo de pieles)

2 cucharaditas de miel

1 clara de huevo

Unes gotas de aceite de almendras

Bate la clara a punto de nieve, añade la miel y el aceite de almendras y mezcla todo muy bien. Aplica directamente sobre la piel.

 

Smiling Young Woman Applying Face Cream

4. EXFOLIACIÓN

Renueva la epidermis, limpia y elimina suavemente las células muertas e impurezas del cutis, impidiendo la obturación de los poros y, por tanto, la aparición de puntos negros. La exfoliación es el paso previo e ineludible a las mascarillas. Con la piel limpia y libre de células muertas, se hallará en las mejores condiciones para recibir los efectos de éste o cualquier otro producto posterior. Una vez a la semana conviene exfoliar bien el cutis después de haberlo limpiado. De esta manera conseguimos combatir las arrugas, aumentar la luminosidad y reducir las manchas cutáneas.

 

Exfoliante con jugo de limón (todo tipo de pieles)

Medio limón

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharada de azúcar moreno

Mezclar todos los ingredientes hasta obtener una textura homogénea. Aplicar haciendo círculos suaves por todo el rostro. Dejar actuar unos minutos y aclarar con agua tíbia.

 

Presta atención a tu cuerpo y conseguirás un aspecto sano, envidiable y, sobre todo, natural.

 

,

Propiedades de la hierba de San Juan

HIPERICO

(Hipericum perforatum) Hipérico_desp-01-940x429

 

Llega junio y ya despuntan las flores de hipérico alrededor de nuestros prados. Os quiero hablar de esta tradicional planta y daros unas buenísimas recetas.

Conocido en todos los idiomas como “hierba de San Juan” por ser el solsticio de verano la época más indicada para su recolección, el hipérico constituye uno de los más grandes regalos que la naturaleza nos ha hecho. Fué probablemente por este motivo que los griegos le pusieron el nombre de hipereikon (hiper, o sea “superior”, y eikon “imagen”) que significa “por encima de todo lo imaginable”.

Cierto es, que sus innumerables virtudes confirman este apodo.

Del hipérico se cortan las sumidades floridas. Entre sus componentes destacan: el aceite esencial, los taninos, la hipericina, la rutina y las sustancias tánicas en abundancia.

Sus hojas, vistas en transparencia, presentan innumerables agujeritos minúsculos (de aquí el apellido perforatum), que sugirieron a los médicos renacentistas sus propiedades vulnerarias. Esta virtud, seguramente la más importante del hipérico, era ya muy bien conocida entre los griegos, que también la denominaban “hierba de los soldados”.

 

El hipérico consolida las heridas, cicatrizándolas cuando hay ulceraciones internas o externas y estimulando la circulación sanguínea local.

En las quemaduras el hipérico actúa como anestésico, reduciendo considerablemente el dolor y la inflamación, y regenera los tejidos dañados.

Las fricciones con aceite de hipérico se aconsejan también para calmar el dolor en casos de reumatismo, ciática y gota.

En uso interno, es digestivo y combate el ardor de estómago. El abad Sebastian Kneipp lo recomendaba para las enfermedades renales y para eliminar las enuresis nocturnas de los niños.

Sus hojas amarillas, recuerdan la relación con el hígado y, de hecho, se administra con éxito en las afecciones hepáticas y biliares.

Recientes estudios han demostrado que también posee una destacada virtud antidepresiva. En casos de depresión se tomará en forma de infusión o bien de tintura.

El aceite de hipérico es ingrediente fundamental de todo botiquín natural, es la mercromina a tener a mano siempre que se tengan niños pequeños; también se usa para curar las infecciones y heridas de los animales domésticos.

Recetas:

  • Infusión: 30 gr de sumidades floridas por litro de agua. 3 tazas al día, antes de las comidas.
  • Aceite: Macerar durante 40 días, en 1 litro de aceite de oliva, 100 gr de sumidades floridas recién recolectadas. Filtrar, exprimiendo bien la flores, y guardar.
  • Ratafía de hipérico: 20 gr de sumidades en 1 litro de orujo. Añadir 1 limón en rodajas y macerar durante 15 días. Filtrar y añadir 100 gr de azúcar. 1 copita después de comer digestivo).
  • Tintura: 20 gr de sumidades machacadas en 100 gr de orujo. Macerar durante 15 días. Tomar en gotas (15 gotas tres veces al día).